Abr 21, 2017 in Actualidad en diseño y cursos, Artículos en ESPAÑOL, Diseño gráfico

Una de las preguntas que actualmente es “archiconocida” pero que, todavía no sé porqué misteriosa razón, hay empresarios y emprendedores que no acaban de ver con claridad es: ¿Por qué el diseño gráfico es importante para las empresas? ¿también lo es para pequeños negocios?

La cuestión es que no es solamente “importante”, sino que el papel del diseño gráfico en las empresas o negocios es C R U C I A L.

Estamos viviendo una “revolución” a muchos niveles.

La infravaloración de tareas, el intrusismo desleal en la mayoría de sectores, el desprestigio de algunas empresas y PIMES, la caída en picado de “negocios de toda la vida”…

La situación actual es desbordante y se nos “come” a todos, empresas grandes o pequeñas, autónomos, profesionales liberales o freelance.

Debemos estar en la cresta de la ola para no ahogarnos en el “gigante mar de la competencia”.

Es justo en este punto donde la función del diseño gráfico para empresas juega su mejor baza.

Ya no es excusa estar o no en grandes ciudades como Barcelona. Cualquier empresa o negocio DEBE sacar el máximo jugo y optimizar su diferenciación precisamente a través del diseño gráfico.

Comunicar y hacerlo bien, para un público objetivo que: cada vez es más exigente, día a día compara tarifas, dispone de herramientas para localizar fácil y rápidamente lo que necesita al mejor precio…

El diseño gráfico le da una “cara” y una “presentación visual” a las empresas y profesionales.

A medida que el avance tecnológico nos envuelve cada día, aumenta también la importancia del diseño gráfico impactante y de calidad, el cual se hace cada vez más y más valioso para cualquier empresa o negocio.

Sin dudarlo, la comunicación que se consiga transmitir con el diseño será la que los clientes reciban para optar o no por unos servicios o productos en concreto. Determinarán hasta qué punto el cliente pone toda su confianza en una empresa o profesional.

Para ello, los diseñadores gráficos tenemos la capacidad de crear un poderoso mix entre arte y funcionalidad, siempre con un objetivo acotado, centrado y bien delimitado, dirigido a un target específico.

El diseño gráfico no deja de ser un cruce de caminos: comunicación, psicología y arte interactúan para lograr un fin común y una simbiosis total.

En la actualidad, un diseñador gráfico aplica su talento en comunicación visual, para cubrir todas las esferas y facetas de la vida humana, englobando aplicaciones como:

  • Diseño de logotipos e imagen corporativa e identidad de empresas
  • Ilustración
  • Diseño editorial (catálogos, folletos, pósters, libros y portadas…)
  • Tipografía
  • Diseño de folletos y catálogos
  • Diseño de pósters y anuncios publicitarios
  • Embalaje
  • Diseño web y apps

Lógicamente, todas ellas en función de las capacidades, conocimientos y experiencia de cada profesional del diseño gráfico: no todos somos buenos en los mismo, cada uno de nosotros desarrolla y crece en lo que realmente le gusta.

En cualquier caso, la finalidad de los diseñadores gráficos para empresas es cubrir un objetivo específico o varios, siempre usando las técnicas del arte+diseño.

En un próximo artículo os detallaré los puntos que nos ayudan a los diseñadores gráficos a preparar y plantear nuestros proyectos, desde el inicio del proceso hasta el final del proyecto.

Comparte si te gusta, gracias | Comparteix si t'agrada, gràcies — ;-)