Después de años de experiencias, positivas y negativas, durante mi trayectoria como diseñadora gráfica autónoma (por cuenta propia), he adaptado los siguientes términos para proteger tanto al cliente como al diseñador (yo misma), durante una relación profesional de servicios de diseño.


Derechos y propiedad

Derechos: Todos los servicios proporcionados por el diseñador gráfico serán para uso exclusivo del cliente y para uso auto-promocional del propio diseñador. Tras la liquidación de los pagos acordados, el diseñador concederá el libre y total derecho de reproducción para todos los diseños finales aprobados creados por el diseñador para ese proyecto.
Propiedad: El cliente obtendrá la plena propiedad de todos los diseños finales acordados durante el proceso de diseño, ejecución y finalización del proyecto.


Condiciones de pago

El cliente deberá pagar el 50% del proyecto de diseño para iniciar el proceso. El diseñador proporcionará al cliente la fecha de inicio del proyecto una vez recibido el pago inicial. El 50% restante se abonará al diseñador a la finalización del proyecto de diseño, siempre antes de entregar al cliente los archivos originales correspondientes.


Oferta de diseño

En caso de que el diseñador gráfico haya hecho una oferta o rebaja en el coste, por ejemplo, diseño de logotipo + tarjetas de visita, el descuento se aplicará solamente en caso de ser contratados los dos diseños al mismo tiempo. De lo contrario, se cobrará un 50% del importe del logo (sin descuento) y cuando el cliente contacte nuevamente para el diseño de tarjetas, se le descontará la cantidad acordada por ambas partes.


Otros puntos generales

Muestras: Si el diseñador lo solicita, el cliente deberá proporcionar al diseñador muestras físicas impresas. El diseñador puede utilizar dichas copias y muestras para su publicación, exhibición u otros fines auto-promocionales.

Contratación de terceros: El diseñador gráfico puede contratar otros profesionales creativos tales como programadores web, ilustradores y fotógrafos. En caso de ser necesarios dichos servicios, se acordarán y comentarán previamente con el cliente las condiciones de facturación (cada profesional puede pasar su factura independientemente del diseño gráfico).

Confidencialidad: Si cualquier material o información proporcionada por el cliente es confidencial, deberá deberá ser comunicado al diseñador gráfico.

Indemnización: El cliente se compromete a mantener indemne al diseñador de cualquier reclamación, demanda, daños y perjuicios, indemnización o gastos (inclusive honorarios de abogados) que pudiera llegar a generar cualquier trabajo o proyecto suministrado por el diseñador.


Aceptación

El diseñador gráfico proporcionará al cliente un PDF con los términos y condiciones citados anteriormente. La transferencia de la cuota inicial del 50% indica la aceptación, por parte del cliente, de dichos términos y condiciones.