Ago 29, 2011 in Nuevas tecnologías

Ahora que estamos todavía en agosto… playa, montaña, destinos de ensueño, reencuentros en familia… os propongo hacer un análisis de cómo el implante de las nuevas tecnologías en nuestra sociedad ha cambiado nuestras costumbres en época de vacaciones.

La tecnología digital ha cambiado nuestros hábitos.

Antes me encantaba ir a la sección de viajes de las librerías para empaparme del país o destino a dónde planeaba aterrizar (o compraba la típica guía de viajes), deseaba llegar a casa para ver todas las postales que mi familia o amistades me habían enviado, esperaba deseosa ir a recoger las fotos reveladas de mi viaje para ponerlas cuidadosamente y bien seleccionadas en un álbum fotográfico. Además, yo era coleccionista de sellos de correos y tarjetas telefónicas, de manera que me encantaba volver a casa para colocar los sellos que había comprado durante mi viaje al extranjero, colocar las tarjetas en el álbum, así como abrir el buzón para ver quién me había escrito, desde la otra punta del mundo, para hacer intercambios de ejemplares repetidos. ¡Qué años aquellos!.

La tecnología digital avanza vertiginosamente y nos arrastra a todos. Ahora preparamos los viajes a través de internet descubriendo páginas web donde hacer nuestras reservas de alojamiento o restaurantes, webs donde preparar rutas y calcular desplazamientos, etc… descargamos las imágenes de nuestra cámara digital a nuestro ordenador en cuanto llegamos a casa y montamos un “fotolibro” con un programa de fácil manejo para hacer el diseño a nuestro gusto, estemos donde estemos miramos las redes sociales desde dispositivos móviles para ver qué están haciendo nuestros amigos (incluso, si hay oportunidad, hablamos con ellos a menudo).

El novelista y poeta inglés Thomas Hardy (1840-1928), era a veces un poco pesimista, pero tiene una frase que me gusta especialmente: “El tiempo lo cambia todo, excepto algo en nuestro interior que se siente siempre sorprendido por el cambio”. Quizás esto ya no sea así gracias a que cada día nos estamos acostumbrando más rápidamente a las transformaciones y ya hemos perdido el miedo natural a lo desconocido.
Todos nos adaptaremos… ¡lógicamente!, no quiero parecer como algunos abuelos que dicen que su época era mejor. Pero no puedo evitar sentir una cierta nostalgia por todos aquellos elementos cotidianos y muy típicos de las vacaciones y del verano que, poco a poco, van desapareciendo porque hemos adoptado nuevos sistemas de hacer las cosas, y ahora es la tecnología digital la que dirige nuestros movimientos.

No hay duda que si hacemos un análisis de la historia de la humanidad, veremos que gracias a la tecnología y los descubrimientos científicos estamos donde estamos actualmente. Lo mejor es asimilar que nos encontramos sumergidos, desde hace más de 15 años, en una sociedad impactada directamente por el desarrollo tecnológico y que cada avance hace que aumente exponencialmente la frecuencia con la que llegamos a nuevos descubrimientos. Si somos conscientes de ello, tendremos una mejor capacidad y habilidad de estar abiertos a los cambios en nuestros comportamientos, modelos de vida y hábitos… no solamente durante nuestras vacaciones de verano. 😉

La tecnología digital transforma nuestras costumbres.

Comparte si te gusta, gracias | Comparteix si t'agrada, gràcies — ;-)