En este artículo podrás leer las fases recomendables para iniciar un proyecto web y todo lo que es necesario que los clientes suministren a los diseñadores web y/o programadores.

Aportar información específica para la web

Primeramente, como empresario, es necesario proporcionar la máxima información posible sobre tu negocio para hacer un planteamiento inicial del proyecto:

  • Objetivos que quieres conseguir para tu organización (como por ejemplo, llegar a más clientes).
  • A qué público optas por cautivar con el sitio web (para dar la información apropiada y dirigida a cada “target” en concreto). Especialmente, obligatoriamente un sitio web DEBE SER “responsive” (que se adapte al 100% a cualquier dispositivo móvil, ya sean tablets o teléfonos).
  • Aclarar si se quiere (y se puede) tener una web dinámica donde actualizar los contenidos, o se necesita una web estática pero totalmente personalizada.
  • El logotipo o imagen de marca de tu empresa y piezas gráficas que se hayan hecho anteriormente.
  • Imágenes, vídeos, textos y todos los datos posibles.
  • Nadie mejor que tú conoce tu “producto” y los servicios que ofreces, así pues el análisis, la estructuración y el funcionamiento, marcarse unos objetivos y adquirir compromisos, son algunos de los aspectos que harán del proyecto todo un éxito.

Preparar una estructura de la web

Es importante saber…

  • Qué secciones o apartados necesitas en la web.
  • Cómo quieres que la información llegue al internauta, usuario o futuro cliente.
  • Qué estructura plantear para mejorar el funcionamiento y rendimiento.
  • Cómo repartir el contenido que se desea explicar, de forma clara y fácil.
  • Invertir tiempo en esta fase de análisis, asegura que la web suministrará a vuestros visitantes la información exacta que están buscando de manera efectiva y rápida.
  • Siempre es recomendable hacer un sondeo y mirar otras webs del sector (y de tu competencia) para saber qué información dan: presentación de la empresa, si explican la historia o no, cómo ofrecen sus productos o servicios, imágenes de trabajos realizados, si se pueden leer opiniones o comentarios, entre otros aspectos a considerar.

Actualizar el sitio web

Desde la proliferación de software libre de CMS (Content Management System) como los son por ejemplo: WordPress, Joomla o Drupal, una web autogestionable es, a priori, una opción atractiva y económica.

Lo mejor de estos CMS es que cada cliente se actualiza la web y no depende de servicios externos cada vez que necesita realizar cambios.

Como todo, tiene sus aspectos buenos y sus desventajas. Es esencial hacer un análisis previo para decidirse por esta opción.

Quizás os interese leer mi artículo y ampliar esta información: “Web en Dreamweaver vs. web en WP”.

Diseñar una página web requiere de análisis. La estructura y diseño web son esenciales.

Presentar propuestas de diseño web

Comenzar un diseño con los textos lo más definitivos posible, con fotografías reales de tu negocio… es lo más recomendable.

Es preferible tener el contenido del sitio web antes de comenzar la parte creativa. Es más fácil hacer pequeñas correcciones y revisiones de texto, o retoques en las imágenes… que haber calculado espacios de párrafos con un texto ficticio.

Una vez se disponga de toda la información y contenidos, se pueden presentar de dos a cuatro propuestas de diseño.
Habitualmente se preparan la página de entrada o inicial y alguna página más del interior, para así escoger la estética y diseño que identifiquen más a tu empresa y después seguir la misma línea estética en toda la web.

Lógicamente el proceso web no acaba aquí… 

Posteriormente, ya entran en juego aspectos imprescindibles como:

  • Cargar la web al servidor que tengáis contratado.
  • Hacer todas las revisiones y correcciones necesarias.
  • Dar de alta la web en Google MyBusiness y otras páginas importantes en internet actualmente.
  • Realizar un estudio de SEO que sea efectivo (posicionamiento y optimización en buscadores como Google, Bing…).
  • Valorar una estrategia de marketing y promoción para sacar el mayor partido a la inversión web.
  • Mantener vuestro sitio actualizado, interesante, dinámico y “vivo”.

Olvida la idea de que “en cuanto tenéis impreso el folleto… ya está todo hecho”. El concepto web es completamente distinto

Vuestra web será vuestro comercial, vuestra carta de presentación, vuestro catálogo de productos/servicios al mismo tiempo. Debéis recordar que tener una web es como tener un bebé, requiere y necesita de cuidados constantes para sobrevivir y mantenerse vivo.

Si tienes alguna duda más, será un placer aclararte lo que sea necesario, por favor contacta conmigo.

Diseño gráfico para empresas

Diseño gráfico para ferias

Diseño de logos

Diseño gráfico online y virtual